Cómo puedo evitar errores al elegir un armario de rincón

Existe la creencia extendendida de que colocando un armario de rincón en nuestra habitación, obtendremos una capacidad extra para almacenar ropa y otros objetos. Lamentablemente, lo cierto es que esto no es siempre así. Todo va a depender del espacio del que dispongamos para colocar nuestro armario en relación con la estancia donde vaya y con el resto de elementos que queramos ubicar a su vez. Por lo tanto, deberemos analizar bien cual es la mejor manera de amueblar la habitación para saber si un armario de rincón es la mejor solución.

Es importante hacer hincapíe en remarcar que no debemos olvidar que donde vamos a colocar un armario de rincón, también podemos situar un armario recto y que la ganancia de espacio será únicamente sería parcial, como podemos observar en el esquema que viene a continuación.

 

 Ejemplo armario rinconero innecesario

 

En el ejemplo visto en planta (desde arriba), podemos observar dos opciones de diseño.

  • Por una parte tenemos la posibilidad de usar un armario de 3 puertas y por otro lado tenemos la opción de colocar un armario de rincón + un armario de 2 puertas.
  • La ganancia de capacidad real es únicamente el cuadrado pintado en color rojo ya que la zona pintada en color amarillo es común a las dos opciones de diseño.
  • ¿Cuando nos interesará colocar el armario rinconero? Pues cuando la el espacio etiquetado como X sea lo mayor posible. Si pensamos que un fondo normal de armario puede rondar los 55 cms, X debería ser no inferior a 40 cms para empezar a barajar la posibilidad de su utilidad. Por lo tanto, un armario rinconero nunca debería ser inferior a 90-95 cms en su lado más corto.
  • Cabe destacar también, que la opción de armario de 3 puertas es sensiblemente más barata que la elección de armario rinconero + armario de 2 puertas.

Por otro lado, otro error común, que suele ir de la mano del citado anteriormente, es colocar un armario de rincón entre dos elementos tipo: pared y cama; y dejar muy poco espacio para el acceso.

 

Ejemplo armario rinconero

 

Cuando colocamos un armario de rincón tenemos que ser conscientes del volumen que nos va a ocupar en nuestra habitación. Lo mejor es dibujar en el suelo la silueta, por ejemplo con cinta de pintor o con pinzas de la ropa, para darnos cuenta realmente del espacio que vamos a ocupar. No es suficiente pensar que físicamente nos cabe el armario, debemos pensar también en su accesibilidad y el espacio que vamos a perder. Un ejemplo de este error lo vemos en la ilustración superior.

El siguiente error se suele cometer al pensar en colocar un armario de rincón con puerta curva: rinconero curvo, rinconero curvo curvo, rinconero curvo recto,... Si la puerta curva va pegada a una pared, cama o cualquier elemento con más fondo que nuestro propio armario, deberemos dejar un espacio mínimo de separación que suele ser de al menos 10-15 cms como mínimo. Si no dejamos este espacio, la puerta curva no podrá abrirse correctamente, ya que a diferencia de la puerta recta que le es suficiente un ángulo de 90 grados, la curva necesita más ángulo de apertura. En la siguiente ilustración podemos observar este detalle y observaremos la distancia X como la distancia mínima de separación necesaria. La mejor solución en circunstancias como esta es elegir un armario con puerta recta en el lado del conflicto y así no tendremos que dejar ninguna separación.

 

Puerta bloqueada con armario de rincón curvo y cama

 

Para finalizar, volver a hacer hincapié en el hecho que es mejor asegurarnos bien y realizar en la propia habitación una simulación a escala real con las medidas exactas de los distintos elementos que queremos usar: cama, armario, escritorio. Es muy fácil, por ejemplo con cinta de pintor, con pinzas de la ropa, incluso pintando suavemente el suelo. Realizar este pequeño gesto nos va a ahorrar muchos disgustos al colocar los muebles

www.decoromicasa.com

© 2020 All Rights Reserved. www.decoromicasa.com